Uncategorized

Perro Viejo by Verónica Boletta

Pasan los años. No hablaré de algunas cosas:

Masticadores

Pasan los años y mi relación con la muerte ha cambiado. Ya no es una posibilidad lejana. Ahora soy consciente que siempre estuvo por aquí, más presente. Comienzo a sentirla una conocida, su cercanía no alcanza el nivel de la amistad. Aún.

No es mi muerte la que me acecha, sin embargo. Es la que comienzo a gestar en mi interior para repartir con generosidad.

—¡Qué tremendo! —dirá Luis moviendo su cabezota tosca.

—Esto es un drama —corroborará Juana entre suspiros.

En el rincón, una versión de mí, una copia de la niña que pude ser, se estremece de furia.

Alarmados por los gritos de Guillermo —un niño de cinco años apenas, ignorante de la copia que somos— los adultos se han precipitado en el cuarto azul. Han corrido escaleras arriba y ahora, apoyados en el marco de la puerta, resoplan fatigados. Además de Luis y Juana, quienes llegaron primero…

Ver la entrada original 461 palabras más

Estándar

Instilados de humor. Grageas de optimismo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s