Uncategorized

cartas, by Verónica Boletta

Las cartas, cualquiera sea su formato hasta el muy moderno correo electrónico, atraviesan épocas; nos cuentan historias. Contémonos a través de ellas:

MasticadoresVenezuela&Colombia Editor: Jerónimo Alayón

Southampton, 1° de abril de 1912

Ana, amada mía:

Zarparé pronto. Te escribo soñando que estás a mi lado, leyendo estas líneas a medida que las escribo, descansando tu mano en mi brazo, tu cabeza en mi hombro. Tras la desilusión primera eres tú quien debe compartir esta alegría. Las puertas del Titanic se cerraron para mí. Si hubieses visto la aglomeración en la explanada, aquellos hombres desarrapados ofreciendo trabajar a bordo para poder hacerse a la mar, soñar con América. Estuve entre ellos, también desamparado, sin tu cariño. No recibí explicaciones (¿o sí?) de la negativa. Confieso que la barrera idiomática no juega a mi favor. Intento aprender el idioma. Sé algunas palabras, las usuales, las cotidianas. Y hago bien mi trabajo. Conoces el celo con el que acometo mis empresas. Pero, Ana, ¡ay! soy italiano. Apenas menciono mi procedencia me relacionan con el anarquismo. Y esta gente, quienes…

Ver la entrada original 363 palabras más

Estándar

Instilados de humor. Grageas de optimismo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s